En Swapps trabajamos con Metodologías Ágiles, que es una de las formas de trabajo en proyectos de desarrollo de software. Por supuesto, hay muchas formas de trabajar con estas metodologías, y aquí expondré la forma en que Swapps adaptó su propio proceso a estas metodologías.

Entrega de valor en poco tiempo

Esta organización se basa en entregar algo de valor cada corto período de tiempo, enfocándose en las cosas realmente importantes para el cliente, como entregar software funcional lo antes posible. Por esta razón, el equipo tiene entregables específicos para una fecha específica, pero esta fecha de vencimiento es un periodo corto de tiempo, normalmente una semana. Por lo tanto, se logran pequeños objetivos cada cierto tiempo, esto se llama sprint o iteración. Al hacer esto, el equipo asegura tener un software que funcione pronto y luego comenzar a mejorar en el camino. Si bien es importante aclarar que esta metodología específica no siempre es estricta,  pueden surgir nuevos requisitos en el camino, así como problemas, por lo que el equipo debe ser flexible y poder cambiar los planes cuando sea necesario.

Entregables

Los entregables son acordados al comienzo del proyecto por todo el equipo. El cliente dice lo que quiere, y luego, el equipo divide esta tarea grande en muchas pequeñas actividades diferentes que deben realizarse para lograr la tarea final. Todas las actividades generadas serán parte de una “lista de verificación”, que define en cada actividad lo que el cliente querrá ver en su software. Después, estas tareas se priorizan de acuerdo con las necesidades del cliente y el equipo las estima en tiempo, lo que ayudará a definir qué tareas hacer en los primeros sprints, etc.

LEER
Herramienta de Gestión de Proyectos: Teamwork

Roles

Otro aspecto importante de la metodología son los roles, pero esto no significa que cada miembro simplemente se limite a hacer sus tareas, todos deben comprometerse a hacer lo que sea necesario para que el proyecto tenga éxito siempre que sea posible. Uno de los roles es el cliente ágil, que es su cliente. Esta persona decide qué se va a hacer, establece las prioridades y define lo que está dentro y fuera del alcance. La participación del cliente es un requisito previo para un proyecto exitoso en Swapps, los clientes deben estar comprometidos con el proyecto y ser capaces de dar retroalimentación continua para asegurar un producto de calidad.

Luego viene el equipo de desarrollo, que en este momento en Swapps está compuesto por el arquitecto de software, programador y gerente de proyecto. tester y diseñador de experiencia de usuario. El arquitecto de software recibe los requisitos del cliente y selecciona las mejores tecnologías para usar según las necesidades. El programador convierte las historias de usuario en software funcional y toma las decisiones técnicas en cuanto al diseño, las herramientas de desarrollo, entre otras. El tester ágil ayuda a escribir pruebas, en realidad prueba y confirma que todo funciona como se espera o informa fallas, y piensa en otras formas de pruebas. El gerente del proyecto realiza un seguimiento de cómo va el proyecto, comunica el estado del proyecto en términos de tiempo, presupuesto, alcance, calidad y riesgos y elimina todos los obstáculos que se interponen en el camino del equipo.

Finalmente, esta metodología nos permite estar más organizados, tener roles definidos y ofrecer productos de calidad a nuestros clientes con un procedimiento estructurado, mitigando todos los problemas que pueden surgir en una empresa de software, ¡que pueden ser muchos!

LEER
Cómo automatizar el flujo de trabajo en Frontend

Comentarios